Los cuates de Fortuna

 

Esther y a Eduardo nos platican como se conocieron desde que eran unas «semillitas», en la panza de su mamá.

Autor: Milly Cohen
Ilustración: Gabriel Gutiérrez